La ingeniosa forma de un joven para combatir el embarazo adolescente | Plan International Pasar al contenido principal

La ingeniosa forma de un joven para combatir el embarazo adolescente

“He estado trabajando con Plan International para hacer talleres que usen magia”, dice Klever, explicando cómo utiliza el folklore tradicional y el simbolismo para empezar conversaciones sobre temas difíciles. “Enseñamos a los niños y niñas sobre embarazo adolescente usando juegos y charlas, dividiéndolos en grupos por edades. 

Un grupo de niños se para en círculo, mientras observan embelesados a un joven susurrar hechizos al aire de la montaña. La escena se repite cada semana, cuando los niños y las niñas participan de un club que realiza Plan International Ecuador. Allí, Klever -un joven activista de 22 años de Chimborazo- cuenta historias sobre el sol, la luna y las nubes, símbolos con gran significado para la comunidad indígena de Ecuador, para abordar el estigma alrededor del embarazo adolescente.

“He estado trabajando con Plan International para hacer talleres que usen magia”, dice Klever, explicando cómo utiliza el folklore tradicional y el simbolismo para empezar conversaciones sobre temas difíciles. “Enseñamos a los niños y niñas sobre embarazo adolescente usando juegos y charlas, dividiéndolos en grupos por edades. 

Una parte crucial del proyecto es el trabajo con niños de entre 10 y 17 años para incentivarlos a tener roles masculinos más saludables para la sociedad y desafiar las normas sociales dañinas que limitan los derechos de las niñas.

Además de realizar las sesiones mágicas, Klever es el presidente de un club donde adolescentes masculinos se reúnen quincenalmente para discutir temas cómo los anticonceptivos. Es uno de los 164 clubes que Plan International facilita a jóvenes de ambos géneros en todo el país. 

“En los clubes, hablamos de embarazo adolescente”, dice. “Les digo a otros jóvenes que puede parecer difícil ponernos en los zapatos de las niñas pero sabemos cómo son sus vidas, lo qué quieren lograr, qué clase de futuros desean y tenemos un rol que jugar para asegurar que ellas lo alcancen”. 

Klever también señala que no sólo las niñas son las que pierden su futuro al tener hijos tan temprano, también los niños.

“Les digo a los niños que piensen detenidamente sobre las decisiones que ellos toman, que si ellos tienen hijos a temprana edad ponen en riesgo sus sueños. Y les digo a los hombres que deberían pensar mejor antes de casarse con alguien que tiene menos de 18 años. Si una joven empieza a estudiar pero luego queda embarazada, su futuro se destruye”.

Klever tiene razón en preocuparse sobre los hombres casándose con jóvenes.  En Ecuador, el 90% de las adolescentes de menos de 15 años tienen su primera relación sexual con una persona mayor y el 8% de las madres que quedan embarazadas antes de los 15 tiene una relación con alguien 30 años mayor o más. 

Klever cree que el hecho que muchos padres en Chimborazo raramente hablen sobre relaciones o sexualidad con sus hijos es una razón por la que muchas niñas en el país quedan embarazadas jóvenes. “Las niñas no sienten que puedan hablar o confiar en sus padres. Ni siquiera el compartir con ellos acerca de su buen desempeño en la escuela. Les dicen que deben cocinar y limpiar. Por lo que prefieren abandonar la escuela, casarse y tener hijos”. 

Pero él confía en que esta dinámica puede ser cambiada. “Podemos reducir el embarazo adolescente haciendo campaña y compartiendo el mensaje que los niños y las niñas son iguales y tienen los mismos derechos”, dice Klever. 

La educación sexual es también muy importante, dice. “Las escuelas son la segunda casa y los maestros son nuestros segundos padres y madres, por lo que tienen influencia”.

Plan International ha creado un manual sobre derechos sexuales en colaboración con el Gobierno de Ecuador, así como la capacitación de 200 maestros a lo largo del país para que puedan impartir educación amplia sobre sexo y relaciones a sus estudiantes. 

Los jóvenes son incentivados a hablar abiertamente sobre relaciones y sexualidad como parte de un esfuerzo por reducir el estigma alrededor de estos temas.

“Solíamos sentir que la palabra sexual era una mala palabra, algo vulgar”, dice Klever. “Pero ahora es un tema sobre el cuál podemos hablar más abiertamente”.

A través del programa, Plan International Ecuador ha alcanzado a casi 7.000 adolescentes en 11 provincias a lo largo de Ecuador. Ya ha creado su primera zona libre de embarazo: en Los Ríos, en los últimos dos años, no se reportaron embarazos adolescentes entre los 275 adolescentes que participaron de los clubes en la provinvica,

Klever tienen la misma aspiración para su propia área. El año pasado, hubo seis embarazos adolescentes, comparado con el promedio de los últimos años de 40 embarazos.

“Me gustaría ver cero embarazos adolescente aquí”, dice.

Puede que Klever no pueda lograrlo. Pero a través de la concientización y educación sexual, él y los miembros de su comunidad sí pueden.