Gestora cultural en redes: de Tarabuco al mundo | Plan International Pasar al contenido principal

Gestora cultural en redes: de Tarabuco al mundo

Conoce la historia de Virginia de Tarabuco, municipio de Chuquisaca en Bolivia. Ella decidió aprovechar las redes sociales, para su proyecto cultural, durante la pandemia por COVID-19. Ella lidera la producción de videos que destaquen eventos, festivales y espacios artísticos en su comunidad.

Foto: Virginia de Bolivia usa las redes sociales para su proyecto cultural
Foto: Virginia de Bolivia usa las redes sociales para su proyecto cultural

Como a muchas familias del país, la pandemia por COVID-19 también golpeó económicamente a la familia de Virginia, oriunda de Tabaruco. “Nos afectó mucho a mi comunidad, a la sociedad y a mí misma”, afirma con congoja en el rostro. Frente al encierro de la cuarentena, Virginia optó por refugiarse en las redes sociales y dedicarle tiempo a su pasión: la cultura. 

Su vida empezó, entonces, a transcurrir en la pantalla de su teléfono inteligente, recorriendo diferentes plataformas digitales. “Me sumé a las redes, porque allí otros jóvenes, como yo, empezaron a compartir contenidos a través de videos y eso me animó a hacer clips”.  

Me sumé a las redes, porque allí otros jóvenes, como yo, empezaron a compartir contenidos a través de videos y eso me animó a hacer clips

Virginia quería destacar con sus mensajes en el mar de contenidos que hay en redes y empezó a publicar sobre las fechas importantes de su municipio, festividades y otras actividades artísticas y culturales. “Tenía que llamar la atención, usando las palabras correctas para poder captar la atención entre tantos mensajes, no es fácil y lleva tiempo, pero es la clave para diferenciarse”, cuenta a tiempo de mencionar que precisamente durante esos días el gobierno había anunciado el cierre del Ministerio de Culturas.  

Durante la pandemia, muchos jóvenes incrementaron el uso de redes sociales como medio de expresión, pero una gran mayoría sortea la dificultad en el acceso a Internet. En Bolivia, solo el 15% de la población urbana tiene acceso a una computadora e internet en casa y la pandemia ha evidenciado esa brecha digital que profundiza las desigualdades. En muchas partes del mundo, los hogares de bajos ingresos se han visto en la disyuntiva de comprar alimentos o megas para que los niños y las niñas puedan estudiar a distancia ante el cierre de las escuelas. 

Megas por mensajes motivacionales 

En su incursión al mundo de las redes, Virginia desarrolló un proyecto de influencia a través de videos para dar a conocer el contexto en el que vive. “Mi motivación fue hacer conocer el lugar donde vivo y la riqueza cultural que existe aquí”, cuenta. A partir de entonces, ha ganado muchos seguidores que no sólo aprecian sus contenidos, sino que los comentan y los comparten.  

Foto: Virginia filma videos para que la cultura sea más valorada
Foto: Virginia filma videos para que la cultura sea más valorada

Por medio de tutoriales, Virginia aprendió a producir videos por sí misma, siguiendo tips para la edición y participando en talleres complementarios en línea. “Fui de a poco ganando confianza y experiencia, incluso hice algunos que se volvieron virales”, cuenta entusiasta y explica que fue una colaboración con Plan International. “Plan me ha ayudado con los megas, para motivarme a seguir difundiendo contenidos culturales y motivacionales en las redes” ya que en su comunidad el Internet es limitado y costoso.  

Fui de a poco ganando confianza y experiencia, incluso hice algunos que se volvieron virales

Las redes, un espacio para el liderazgo femenino 

“Yo considero las redes un espacio para el liderazgo”, dice Virginia, mientras explica las dificultades y la lucha de muchas mujeres por hacer oír sus voces en el camino hacia la igualdad de derechos. Para ella, las redes son un instrumento poderoso y piensa que si las mujeres, en su momento, hubieran tenido acceso a este tipo de medios, quizás los logros en materia de derechos y de empoderamiento se habrían alcanzado antes.  

Por ello, Virginia cree que es importante que más instituciones se sumen a apoyar e incentivar a adolescentes y jóvenes mujeres a amplificar sus voces en las redes, que se han convertido en la palestra desde donde la gente sencilla se puede hacer sentir. 

Así es como puedes llegar a muchas personas, ser la motivación de otros y empezar a cambiar el mundo.

A casi un año de haberse dictado la cuarentena y las restricciones por pandemia, Virginia asegura que su contacto con el mundo se ha dado a través de las redes y por eso anima a otras chicas como ella a publicar contenidos que se diferencien de los demás y les permitan expresarse. “Así es como puedes llegar a muchas personas, ser la motivación de otros y empezar a cambiar el mundo”, recomienda Virginia a otras jóvenes de su edad. Al mismo tiempo, advierte de los peligros que muchas chicas enfrentan en línea, por lo que recomienda mucho juicio para navegar seguras. 

Virginia es una adolescente de 17 años, estudiante de secundaria, lideresa y coordinadora de la Red de Adolescentes Lideres de su municipio. Participa también de la Red Lanzarte – Creando ideas desde el arte y es activista por los derechos sexuales y reproductivos en la Plataforma Boliviana de Adolescentes y Jóvenes. Con Plan International, participó en el proyecto Armonías y Saberes y hoy en día participa en el proyecto Enfócate.