Pasar al contenido principal

Rufina Cáceres: “Ya no va a haber desnutrición ni anemia para nuestros niños y niñas”

El Proyecto Gobernanza Alimentaria en la Región Andina (GSAN) llegó a su fin el pasado 25 de mayo de 2017. Luego de tres años de trabajo en regiones vulnerables de Bolivia, Ecuador y Perú, mujeres como Rufina han mejorado la calidad y cantidad de sus productos y han aprendido buenas prácticas en seguridad alimentaria y nutricional a favor de la niñez.

GSAN

Este proyecto ha generado un mayor empoderamiento de la mujer, su independencia económica dentro del hogar y ha contribuido en la reducción de la anemia y la desnutrición en las zonas de intervención.

En cada escenario, fue primordial la participación y colaboración de las autoridades locales y regionales, así como el trabajo con mujeres, muchas de ellas madres solteras, que buscaban mejorar la alimentación de sus familias y obtener ingresos.

“Teníamos la idea de criar cuyes, pero no sabíamos cómo hacerlo. Queríamos salir de la pobreza. Con las capacitaciones que nos dieron hemos logrado mejorar la economía del hogar. Ya no va haber desnutrición y anemia para nuestros niños y niñas” comentó Rufina Cáceres, productora de cuyes en Cusco.

Mi sueño es tener una microempresa y vender en cantidad y calidad. Yo les aconsejo a las mujeres que quieren ser emprendedoras que luchen y no se den por vencidas.

Stefaan Pauwels, Jefe de Cooperación de la Delegación de la Unión Europea en Perú, aseveró que “Es crucial hacer alianzas con el sector público y privado para trabajar contra la pobreza”. De igual forma, mencionó la importancia de tener un enfoque de mercado para saber quiénes van a comprar los productos y cuánto van a comprar ya que está demostrado que en Perú la pequeña y mediana empresa pueden ser muy rentables, muchas de ellas capaces de exportar a la Unión Europea.

En este sentido, se gestionó una serie de estrategias para impulsar la producción de las familias con asesoramiento técnico y colocar sus productos en nuevos mercados, así lo explica Ramin Shahzamani, Director País de Plan Internacional en el Perú: “Uno de los grandes desafíos para las familias productoras es comercializar sus productos a mayor escala, por eso, este fue uno de los puntos más importantes que se ejecutó con el fin de conseguir un espíritu de emprendimiento en estas poblaciones”.

Sobre el proyecto Gobernanza Alimentaria

El proyecto GSAN, financiado por la Unión Europea e implementado por Plan Internacional, fortaleció las capacidades de asociaciones agropecuarias en Bolivia, Ecuador y Perú, contribuyendo a garantizar la seguridad alimentaria a través de la participación de las y los productores en auténtico diálogo con las administraciones públicas y socios del desarrollo. El proyecto contó con tres años de ejecución (2014 – 2017) y un presupuesto de 1 millón 700 mil euros.

Más de 800 familias agroproductoras han mejorado la calidad y cantidad de sus productos, 125 funcionarios públicos han sido capacitados en rendición de cuentas y 5733 personas han aprendido buenas prácticas en seguridad alimentaria y nutricional en favor de la niñez en el marco del proyecto Gobernanza Alimentaria en la Región Andina (GSAN).