“Conozco mis derechos y no tengo miedo de decir lo que pienso” | Plan International Pasar al contenido principal

“Conozco mis derechos y no tengo miedo de decir lo que pienso”

 Plan International Bolivia, en asocio con el Centro de Investigación, Educación y Servicios y el Centro de Desarrollo Humano, implementó un proyecto para desarrollar habilidades de liderazgo entre la juventud, aprender sobre sus derechos, reducir los embarazos adolescentes y prevenir la violencia sexual y discriminación de género.

"Vivo sola con mi mama, antes no confiaba en ella, pero ahora puedo hablar más con ella acerca de algunas cosas, mis metas y lo que quiero hacer”, explica una participante, de 12 años, del proyecto implementado por Plan International Bolivia para aumentar el conocimiento sobre derechos sexuales y reproductivos en la juventud de zonas rurales.

Para que adolescentes y  jóvenes puedan beneficiarse de los más alto estándares de salud, bienestar y dignidad, deben primero estar informados y empoderados para ejercer su derecho a tomar decisiones sobre su vida sexual.

 Plan International Bolivia, en asocio con el Centro de Investigación, Educación y Servicios y el Centro de Desarrollo Humano, implementó un proyecto para desarrollar habilidades de liderazgo entre la juventud, aprender sobre sus derechos, reducir los embarazos adolescentes y prevenir la violencia sexual y discriminación de género. 

El proyecto, financiado por la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo e implementado en 14 municiaplidades en los departamentos de La Paz, Tarija, Chuquisaca, Potosí y Santa Cruz, ha sido diseñado para mejorar las habilidades y actitudes de los adolescentes pertenecientes a redes juveniles. 

“Aprendemos más sobre nuestra salud sexual y derechos reproductivos para que no cometamos errores y nuestros derechos no sean violentados. Perdimos nuestro miedo de decir lo que pensamos, nos preparamos en estos temas y nos reunimos de forma regular para darnos apoyo mutuo”, dice una de las participantes de redes juveniles.

Cinco redes juveniles departamentales y 14 pertenecientes a municipios han sido establecidas hasta ahora, con la participación de 477 adolescentes, siendo el 53% de ellas jóvenes mujeres y el 47% restante hombres. 

Además, una escuela de liderazgo para niñas ha sido también establecida para que las jóvenes puedan mejorar el conocimiento ya existente, actitudes y prácticas relacionadas a su salud y derechos sexuales y reproductivos y que les permite aprender a protegerse a ellas mismas contra la violencia sexual. 

“Cuando entré a la Escuela de Liderazgo, desarrollé un mejor autoesitma. Soy quién soy y he aprendido a amarme. Conozco ahora mis derechos y no tengo miedo de decir lo que pienso. Antes, no quería que nadie me hablase o se acercara a mí, tenía miedo, pero ahora hice amigos y tengo confianza en mí misma”, explica una participante de 12 años, quien participa en el proyecto.

Los niños y los jóvenes también están mejorando su actitid hacia las niñas y mujeres y desarrollan habilidades nuevas de influencia. 

“Puedo tomar decisiones. Puedo hablar con las autoridades y soy bueno hablando en público. Puedo influenciar a mis padres, mi papa me entiende y está aprendiendo. Me ha cambiado la forma de pensar y ahora me doy cuenta que puedo ayudar a otros jóvenes a aprender sobre sus derechos. No siento pena ya ni soy machista y no uso la violencia para resolver problemas”, dijo uno de los adolescentes líderes. 

En tres años de implementación del proyecto, 12, 595 adolescentes y jóvenes se han convertido en jóvenes líderes a través de educación de pares en derechos sexuales y reproductivos, protección e igualdad de género. Algunos utilizan los programs de radios para conectarse con sus comunidades. 

Desde el inicio del proyecto, ha habido una notable reducción en el número de embarazos adolescentes en las comunidades dónde el programa de desarrolla, mientras que en áreas dónde no se implementa, la tasa de embarazos adolescentes ha aumentado. Este resultado exitoso ha llevado a que el proyecto se extienda gracias a una nueva subvención del donante, permitiéndonos continuar fortaleciendo las capacidades de las redes juveniles.