“Un paso importante”: Plan International celebra la prohibición de contraer matrimonio infantil antes de los 16 años en Brasil | Plan International Pasar al contenido principal

“Un paso importante”: Plan International celebra la prohibición de contraer matrimonio infantil antes de los 16 años en Brasil

Brasil ha aprobado una ley que prohibe el matrimonio infantil antes de los 16 años tras una larga campaña de dos años realizada por políticos y ONGs, entre ellas, Plan International.

São Paulo– Brasil ha aprobado una ley que prohibe el matrimonio infantil antes de los 16 años tras una larga campaña de dos años realizada por políticos y ONGs, entre ellas, Plan International.

 

El cambio de ley, aprobado el pasado 13 de marzo por el Presidente Brasileño Jair Bolsonaro luego de ser aprobada por el Congreso y el Senado brasileño, prohíbe en su totalidad a cualquier persona casarse con niños y niñas que sean menores de 16 años.

 

Mientras que, oficialmente, los 18 años constituyen la edad mínima en Brasil, el Código Civil del año 2002 permitía a menores de 16 años casarse si estaban embarazadas o si tenían una pareja mayor para evitar una sentencia penal por violación.

 

El cambio llegó luego del lanzamiento de una petición de Plan International que consiguió casi 12.000 firmas pidiendo a la sociedad el cambio en el Código Civil para proteger a las niñas en estas circunstancias.

 

Cynthia Betti,Directora Nacional de Plan International en Brasil dijo tras el anuncio:

“La decisión de prohibir el matrimonio infantil para menores de 16 años es un paso importantísimo en la lucha por los derechos de las niñas. El matrimonio infantil es una práctica profundamente dañina que sabemos que afecta la vida de millones de niñas aquí en Brasil y hemos hecho campaña por mucho tiempo para alcanzar este resultado que se anunció hoy”. 

Sin embargo, los niños y niñas de 16 o 17 años pueden todavía casarse con el consentimiento de sus padres o representantes legales.

“Todavía falta mucho por hacer”, dijo Betti. “En congruencia con el estándar internacional, creemos que el mínimo de edad legal para contraer matrimonio debe establecerse en los 18 años tanto para hombres como mujeres, independientemente de las circunstancias”. 

“Debemos ahora redoblar nuestros esfuerzos para generar consciencia del daño que el matrimonio causa en las vidas de niñas menores de 18 años en las comunidades dónde trabajamos”. 

Según UNICEF, Brasil es el cuarto país del mundo con la tasa más alta de niñas casadas, llegando a 3,034,000. De acuerdo a la más reciente información disponible, 36% de las niñas brasileras están casadas antes de cumplir los 18 años y 11% están casadas antes de los 15.

 

En el 2015, Plan International, la Universidad Federal de Pará y la ONG por la igualdad de género Promundo colaboraron en un estudio sobre matrimonio infantil en Brasil, el primero de su tipo, llamado “Ela vai no Meu Barco (“Ella va conmigo en mi barco”). El reporte arrojó luz en cómo la aceptación del matrimonio infantil en la sociedad de brasil y desmiente la idea que la práctica sólo tiene lugar en las áreas rurales.

 

Estos hallazgos jugaron un rol fundamental para el cambio de ley anunciado la semana pasada.

 

Viviana Santiago, Gerente de género y política de Plan International Brasil dijo:

 

“El matrimonio infantil tiene impacto en las vidas de las niñas en una multitud de formas. Les quita no sólo sus derechos, sino también su infancia. Una niña que se casa antes de los 18 años tiene mayor tendencia a abandonar la escuela, convertirse en madre y morir por complicaciones en el embarazo o el parto, y quedar atrapada en la pobreza por siempre.  Sus esperanzas y sueños son limitados por esta práctica y es más probable que enfrente violencia sexual y doméstica”.

 

“Todas estas cosas tienen un efecto profundo en la salud física y mental de las niñas, y sus posibilidad de autonomía económica y la habilidad de tomar decisiones sobre sus propios cuerpos les son arrebatadas. Por lo tanto, es una violación del derecho humano fundamental de la niña a salud, educación, bienestar y oportunidad, y no hay ninguna forma bajo lo cual esto pueda ser aceptado”.

 

“Por eso, llamamos al Gobierno de Brasil a cerrar el vacío legal que permite a niños y niñas de 16 y 17 años a casarse con consentimiento de padres para que podamos proteger de forma adecuada a niñas, erradicar esta práctica y así puedan tomar el control de sus vidas y su futuro”, cerró Santiago.