Ayudando a las comunidades de Haití a recuperarse | Plan International Pasar al contenido principal

Ayudando a las comunidades de Haití a recuperarse

Josianne perdió su casa tras el paso del huracán Matthew en su comunidad, en Haití. Plan International le brindó a ella, con el apoyo de Irish Aid, kits no alimenticios. Estos kits la ayudaron a preparle las comida a sus hijos/as y a empezar de nuevo tras perder su casa.

Josianne tiene 31 años y vive a unos pocos metros de la costa, en Duvineau, junto a su marido y cuatro niños. Esta es una comunidad en el municipio de Les Irois en Grand’Anse, en Haití. Ella, al igual que los 23.000 habitantes del municipio, se encontraban en casa cuando el huracán Matthew tocó tierra.

“El techo de nuestra casa fue uno de los primeros en volar, a causa del viento”, recuerda Josianne, quien dejó su casa para ir a buscar refugio en la casa de un amigo que parecía menos vulnerable.

“Mis dos hijas, de 8 y 13 años de edad, me siguieron cómo mejor pudieron mientras que mi hija de 3 años iba en las manos de mi marido, y yo peleaba contra el viento mientras sostenía a mi hijo de 9 meses.

La casa de su amigo tuvo que ser abandonada también debido al huracán. Finalmente encontraron refugio en el Centro Cultural de Duvineau, el único edificio en la comunidad que no sufrió daños a manos del huracán.

La gran cantidad de personas hicieron al espacio casi insoportable, según Josianne. “Nos paramos uno junto al otro en una habitación llena. Los niños y niñas lloraban sin parar”, recuerda. “Nos preguntábamos cuando iba a parar la tormenta”.

Al menos 3.600 casas fueron destruidas en Les Irois, según una evaluación rápida realizada en conjunto con las autoridades de Protección Civil.

Sin las mantas que recibimos, no sé que hubiese hecho para combatir el frío tras el paso del huracán.

Además de tener las casas destruidas o dañadas, muchas personas habían perdido sus medios de vida, según dice un reporte de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Esto dejó una brecha enorme en la posibilidad de las personas de satisfacer sus necesidades básicas, como medicina, comida, agua, higiene y la posibilidad de reconstruir sus casas destruidas.

Unas de las primeras acciones de Plan International, como parte de la respuesta al huracán, fue proveer a las familias con medios que le permitieran volver a tomar las riendas de sus vidas. 1310 familias en las ocho comunidades de Grand’Anse recibieron kits de productos no alimenticios, distribuidos por Plan International con el apoyo de Irish Aid. En Duvineau, 228 familias recibieron también estos kits.

“Estos kits contienen mantas, lonas, reds para los mosquitos, platos, contenedores y sogas, entre otras cosas”, explica Bellot Fontulme, Coordinador del programa de Medios de Vida en Grand’Anse, de Plan International

Josianne perdió todo durante el huracán. Su casa fue totalmente destruida. Mientras que la reconstruyen, ella y su marido han levantado un pequeño refugio temporario usando las lonas que recibieron en el kit.

“No podríamos haber encontrado plata para comprar platos o utensillos para preparle la comida a nuestros niños y niñas”, dice Josianne. “Sin las mantas que recibimos, no sé cómo hubiésemos sobrevivido al frío luego del paso del huracán.