Pasar al contenido principal

Asistencia humanitaria a migrantes venezolanos en 4 países

Frente el masivo desplazamiento forzado de miles de migrantes venezolanos que cruzan las fronteras de los países de Sudamérica cada día, Plan International ha implementado acciones de respuesta en Colombia, Ecuador y Perú para apoyar a las familias, especialmente a adolescentes, niños y niñas.

Frente el masivo desplazamiento forzado de miles de migrantes venezolanos que cruzan las fronteras de los países de Sudamérica cada día, Plan International ha implementado acciones de respuesta en Colombia, Ecuador y Perú para apoyar a las familias, especialmente a adolescentes, niños y niñas.

 

Plan International Perú junto a UNICEF inauguraron en el poblado de Tumbes el “Plan de la Alegría”, un espacio amigable para la niñez que brinda atención socioemocional e información para prevenir todo tipo de violencia, además de la entrega de kits de higiene. A través de esta estrategia, se busca beneficiar a más de 4 mil niños migrantes para que puedan ejercer su derecho al juego, protección y recreación. 

 

Mientras tanto en Colombia, Fundación Plan ha impulsado una respuesta junto con Terres Des Homes Italy en Cucúta, entregando kits de higiene. Por su parte, Plan International Ecuador también ha participando en la respuesta a través de la entrega de kits de alimentos e higiene a la población migrante. Por último, en la ciudad de Boa Vista, Plan International Brasil junto a World Vision han instalado seis espacios amigables.

 

Según la Agencia de Refugiados de Naciones Unidas (ACNUR), 5.000 venezolanos abandonan su país a diario para asentarse en los países limítrofes o alcanzar puntos más lejanos como Paraguay, Chile o Argentina. La cantidad de personas que han llegado a Colombia, Brasil, Ecuador, Perú y otros países ha generado una crisis migratoria en la región. 

 

La situación se volvió más compleja debido a las nuevas medidas adoptadas por los gobiernos de Ecuador y Perú, que exigen pasaporte a los migrantes, y conflictos en Brasil que incluyeron la destrucción de los asentamientos y obligaron a los migrantes a regresar a su país. En las fronteras se han reportado situaciones críticas con niños abandonados, familias viviendo en las calles e ingresos irregulares a los países.

 

En situación de migración masiva, las necesidades humanitarias básicas de la niñez se incrementan, exponiéndoles a sufrir explotación sexual debido a la alta vulnerabilidad del contexto, especialmente las niñas.