Pasar al contenido principal

Jóvenes nicaragüenses participarán en la Asamblea General de la ONU

Marlin y Marely serán parte de la delegación de Plan International, encabezada por su CEO Anne Birgitte Albrectsen, que participará de la 72° Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York del 12 al 25 de septiembre.

Marlin, 19, Nicaragua

"Soy un agente de cambio y con mi voz represento a todas las niñas, adolescentes y jóvenes de mi comunidad y de mi país que no tienen suficientes oportunidades pero son seres humanos con derechos".

Marlin, de 19 años, vive en una aldea en el noreste de Nicaragua con sus padres, que venden granos, y sus tres hermanos menores que todavía están en la escuela. Ella es una niña líder y activista contra el embarazo temprano y la salud sexual y reproductiva y los derechos sexuales y reproductivos, y lucha por la educación de los derechos humanos de las niñas, habiendo visto el impacto del embarazo a muchas niñas en su comunidad que dieron a luz siendo adolescentes.

Marlin fue entrenada por Plan International como consejera y líder juvenil en salud sexual y derechos reproductivos. Como parte de nuestro programa de transformación de género Campeones del Cambio, que involucra a niñas y niños, desarrolló sus conocimientos, habilidades y comprensión de lo que significa ser un agente de cambio. Ella cree que los niños y las niñas deben ser tratados iguales no sólo en la educación, sino en la recreación, las oportunidades y las responsabilidades dentro de la casa.

Marlin reconoce que, además de centrarse en la educación de las niñas, el matrimonio infantil, el liderazgo de las niñas y la participación, también debemos trabajar con niños y hombres, con madres y padres y con la comunidad en general.

“Mis padres me inspiran, a pesar de que ellos mismos no terminaron la escuela primaria, y también tenemos el apoyo de los líderes de la comunidad, que nos motivan y nos da espacio para participar en estos programas y practicar deportes juntos".

Marely, 16, Nicaragua

"El desafío es no tener más embarazos de adolescentes en mi comunidad. Sin embargo, para llegar a todas las chicas de la comunidad con este mensaje, nos enfrentamos a un desafío: cambiando la forma en que los padres piensan.”

Marely, de 16 años, vive con sus padres, Donaldo y María, un hermano, una hermana, dos sobrinas y dos sobrinos en una comunidad tranquila en Nicaragua. Ella es una líder juvenil y entrena a otras niñas y niños en derechos de salud sexual y reproductiva. Además de ser apoyada por Plan International, Marely dice que sus padres y una anciana local llamada Nicolasa la apoyan y la ayudan a hacer su trabajo comunitario.

En su comunidad, las convenciones tradicionales impiden que muchas niñas puedan alcanzar todo su potencial: "Muchas familias todavía piensan que los niños deben hacer labores agrícolas o de otro tipo para los hombres, mientras que las niñas deben hacer las tareas domésticas y llevar el agua del pozo a la casa. Sin embargo, para mí ser una chica en mi comunidad significa ser alguien importante porque ahora tenemos más oportunidades.”

Es a través del programa de transformación de género Campeones del Cambio, que promueve la igualdad de género y los derechos de las niñas, que Marely ha sido entrenada como facilitadora de la comunidad. A través de esta iniciativa ha aprendido acerca de la comunicación asertiva, estereotipos de género, derechos sexuales y reproductivos y más. A continuación, pasa lo que ha aprendido a sus compañeros. Marely también es parte de un grupo de teatro que se enfoca en acabar con la violencia de género.

A través de estos dos programas Marely dice que ella y otras niñas han aprendido a cuidar de sí mismas y cómo prevenir los embarazos tempranos: "Convertirse en madre a una edad temprana cambia la vida de una niña, se sienten avergonzados y despreciados por la personas en la comunidad. No siguen estudiando porque se sienten avergonzados y tienen que esforzarse más para criar a su hijo.”

Marely cree que involucrar a los jóvenes en la toma de decisiones es vital para lograr cambio, pero cree que la falta de educación es un obstáculo para que las niñas y los jóvenes puedan participar:

"Los padres no están dejando que sus hijas asistan a la escuela secundaria porque creen que van a encontrar novios allí y podrían huir con ellos. Tenemos que educarlos para que cambien de opinión. Es importante que las niñas estudien. Deben confiar en ellos y darles consejo, en lugar de obstaculizar su derecho a recibir una educación.” Campeones del Cambio integra deportes en el programa y trabaja con los padres y la comunidad en general para tratar de cambiar estas actitudes.

Después de terminar sus estudios secundarios, Marely planea estudiar periodismo para usar su voz para hablar en nombre de otros y defender sus derechos.