Mónica: de pasante a administradora | Plan International Pasar al contenido principal

Mónica: de pasante a administradora

Mónica es una joven trabajadora del departamento Caaguazú, que está a 180 kilómetros de Asunción, la Capital de Paraguay. Su historia demuestra que con oportunidades, esfuerzo y dedicación es posible salir adelante.

Mónica es una joven trabajadora del departamento Caaguazú, que está a 180 kilómetros de Asunción, la Capital de Paraguay. Su historia demuestra que con oportunidades, esfuerzo y dedicación es posible salir a delante

De acuerdo a un estudio realizado por UNFPA, en Paraguay 15.5% de los jóvenes en Paraguay no estudia ni trabajan. 74% de ese grupo son mujeres, muchas veces debido al poco acceso a formación en zonas rurales, falta de acceso a fondos para hacer emprendimientos y discriminación de género.

Para enfrentar esta problemática, Plan International Paraguay lanzó el programa de empleabilidad y emprendedurismo Sape’a (abrir lo ojo en idioma guaraní) de manera a mejorar la situación social y económica de 8000 adolescentes y jóvenes de zonas rurales. El programa es el resultado de un acuerdo entre Plan International y el Ministerio del Trabajo de Paraguay.

Como parte del programa, co-financiado por la AECID - Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Mónica recibió el año pasado por primera vez cerca de su comunidad un curso de “Cajera Comercia”.

Después de terminar el curso, el programa contactó con varias compañías para buscar que ella pueda tener una práctica como pasante.  Fue así que Mónica fue tener su experiencia en la empresa Ultra, una estación de servicio y restaurante.

Ella empezó como pasante en el área de atención al cliente, donde ella se desempeñó con buena actitud, alegría y eficiencia. Gracias a esto, ella fue rápidamente contratada y ascendida a administradora de la empresa, solo en meses.

Ella tiene una hija de 8 años, está casada, todavía sigue estudiando “Tener una vida, estar casada, tener una hija, estudiar y trabajar no es fácil, pero se puede”

Ahora ella es una persona de confianza dentro de la empresa, ella es gerente interina cada vez que se requiere.

Mónica es una prueba más que si las das oportunidades y herramientas a los jóvenes, ellos pueden progresar.