Skip to main content

Brisa, la adolescente embajadora

Brisa, es miskita y recientemente viajó a España como embajadora de Plan Internacional Nicaragua. Tiene 16 años y cursa el quinto año de secundaria en su natal Puerto Cabezas. Desde los 11 comenzó a participar en la campaña de Plan Internacional “Por Ser Niña”, donde se le enseñó acerca de zonas y situaciones de riesgo para las niñas, autoestima, liderazgo, autocuido, violencia e incidencia política.

Brisa, es miskita y recientemente viajó a España como embajadora de Plan Internacional Nicaragua. Tiene 16 años y cursa el quinto año de secundaria en su natal Puerto Cabezas. Desde los 11 comenzó a participar en la campaña de Plan Internacional “Por Ser Niña”, donde se le enseñó acerca de zonas y situaciones de riesgo para las niñas, autoestima, liderazgo, autocuido, violencia e incidencia política.

Brisa se declara como activista de los derechos de las niñas en su comunidad. Es monitora en temas como educación sexual, trabaja en el área de consejería del Ministerio de Educación, donde participa en diversas actividades en los centros escolares, y habla en “ZONA 90”, su programa de radio transmitido por Radio Caribe, donde trata tópicos sensibles como la violencia familiar y los embarazos a temprana edad.

Brisa como niña en su comunidad

Formar parte de un hogar con un padre ausente –su papá falleció cuando Brisa era pequeña–, le ha permitido observar desde muy pequeña las adversidades y discriminaciones que sufren las mujeres cuando se les ve “indefensas”.

“Pretendo apoyar siempre a mi madre en todo momento, al igual que ella lo ha hecho conmigo durante mi niñez”

Según ella, su comunidad vive la discriminación y la violencia en carne viva. “Muchas veces la discriminación es doble, por ser niña y por ser indígena”, lamenta.

 

Su pasión por la comunicación fue una de las razones por las que se le eligió para ser la “Niña embajadora” de Nicaragua en España. Viajó a ese país y junto a Shatabdi de la India y Yadis de Colombia, ha visitado distintos medios españoles hablando de lo que significa ser niñas en sus países.

En España, Brisa logró dar un discurso en frente del Congreso de Diputados en España, en donde expresó los deseos y demandas que miles de niñas de todo el mundo tienen y no pueden compartir. En su discurso afirmó:

“Miles de niñas de nuestros países son invisibles, hemos venido a España para decirles que necesitamos de ustedes, como políticos necesitamos que se comprometan a apoyarnos, a nosotros las niñas, las niñas de hoy, que somos las mujeres del mañana” 

El viaje ha sido “una experiencia maravillosa” para esta nicaragüense. Esto es solo un paso para “seguir trabajando cada día más y asumir nuevos retos y compromisos para mejorar como persona y como defensora de los derechos de las niñas”, afirma Brisa, desde España.

Una de sus metas es formar grupos de jóvenes para educar a más personas en los temas de los derechos de la niñez y la adolescencia. No ve un futuro sin el activismo. “Siempre seguiré con lo que me gusta, que es defender los derechos de las niñas, niños, adolescentes, mujeres y todo aquel ser que sea violentado”, asevera.

“Todo lo aprendido es una experiencia que servirá de mucho para llevar la información a otras como yo, para que ellas puedan seguir llevando el mensaje y formar una nueva generación de niñas empoderadas”, finaliza. Ellas, insiste, son las mujeres del mañana.