Skip to main content

Plan International: Basta al matrimonio temprano forzado de niñas y adolescentes

Es preocupante la alta tasa de matrimonios a temprana edad que a diario se dan en América Latina y el Caribe; falta una mayor visibilización de este problema y compromisos para mejorar esta situación que afecta a niñas y jóvenes de América Latina y el Caribe.
  • Las complicaciones del embarazo y el parto constituyen la segunda causa principal de muerte entre las niñas de 15 a 19 años.
  • 1 de cada 5 niñas de 15 a 19 años (19%) está casada o en unión libre.

 Panamá, miércoles 23 de noviembre de 2016.- Es preocupante la alta tasa de matrimonios a temprana edad que a diario se dan en América Latina y el Caribe; falta una mayor visibilización de este problema y compromisos para mejorar esta situación que afecta a niñas y jóvenes de América Latina y el Caribe.

 De acuerdo a encuestas de salud y demografía, los países de la región con mayor prevalencia de mujeres que se unieron o casaron antes de los 18 años son liderados por Nicaragua con 41%,  seguido de República Dominicana (40%), Honduras (39%), Brasil (36%), Guatemala (30%), y El Salvador con 25%.

 Este 25 de noviembre se celebra el Día mundial de la eliminación de la violencia contra la mujer, y es urgente visibilizar las violencias ejercidas hacia las niñas y las adolescentes. Entre las numerosas violencias, el matrimonio temprano forzado y las uniones tempranas representan la acumulación de todas las violencias que puede sufrir una niña: violencia sexual, física, psicológica, doméstica.  Esta es una práctica extendida en América Latina y el Caribe, pero muy poco visibilizada.

 La prevalencia en las zonas rurales es casi el doble que la de las zonas urbanas, explica Emma Puig de la Bellacasa, especialista regional de programas de igualdad de género e inclusión social de Plan International en América Latina y el Caribe. Las niñas de familias de escasos recursos que viven en zonas rurales y pertenecientes a los pueblos indígenas y afrodescendientes son particularmente vulnerables a éstas prácticas. Esta problemática está invisible y aún no se disponen de datos suficientes, señala Puig de la Bellacasa.

 Las consecuencias del matrimonio temprano para las niñas son graves, ya que a menudo son forzadas a abandonar su educación, tienen mayor riesgo de sufrir violencia y abuso, relaciones sexuales forzadas y embarazo precoz.

 “La violencia de género representa un mecanismo de dominación y de control patriarcal sobre las mujeres y niñas y, que contribuye a perpetuar el poder masculino sobre el cuerpo de las niñas, adolescentes y mujeres. Se manifiesta de numerosas formas, produciéndose tanto en los espacios de lo público -mundo laboral, medios de comunicación, en el lenguaje que utilizamos)-como en los espacios de lo privado -en el seno de la familia-. Sabemos también que adquiere formas muy dramáticas en el ámbito de la pareja y de los noviazgos, así como en lo doméstico, en el que muchas mujeres son asesinadas a manos de sus parejas”, añade Puig de la Bellacasa.

 El próximo 29 de noviembre Plan International participará en la ciudad de Washington, Estados Unidos, en una mesa redonda organizada por la Comisión Interamericana de mujeres de la Organización de Estados Americanos. En este evento, organizaciones internacionales y de la sociedad civil revisaran qué se sabe del matrimonio y de la maternidad infantil, temprana y forzada en las Américas, e identificarán las brechas de información y datos que todavía existen. El objetivo final es formular recomendaciones legislativas, políticas y programáticas, para generar políticas que cambien verdaderamente la vida de las niñas de una forma positiva.

 

 

Mayteé Zachrisson, Especialista Regional de Medios

Plan International in Latin America and the Caribbean
Email: maytee.zachrisson@plan-international.org

Tel: (507) 317-1700 ext 952   Cel: +507 667-0945